viernes, 24 de diciembre de 2010

Gatos curativos

Como remedio contra las enfermedades existían diversas pócimas en las que intervenía algún elemento del gato. Por ejemplo, para curar la tos ferina se hacía un brebaje con nueve pelos de la cola de un gato negro desmenuzados y remojados en agua que se daba a beber al paciente.
Se decía que pasar la cola de un gato negro por los párpados curaba los orzuelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario